Extreme_IV-a

Las tarjetas de memoria para cámaras digitales continúan siendo un “misterio” al momento de querer elegir la mejor; sobre todo, cuando necesitamos estar seguros de que tendremos las mejores fotografías.

Uno de los criterios que nos puede ayudar a escoger es saber diferenciar entre el desempeño y la velocidad que una tarjeta flash nos ofrece: no todas están hechas igual. Tomemos por ejemplo, las de formato SD (Secure Digital), en las que debemos poner atención a la velocidad de escritura/lectura contra su clasificación de clase.

La primera nos indica el desempeño máximo, es decir, la velocidad máxima en la que la información puede ser escrita en la tarjeta y transferida al dispositivo huésped (tu computadora, generalmente). Por su parte, la llamada clasificación de clase es sinónimo del desempeño mínimo y podemos identificarla así: C2, C4 y C6.

El desempeño de las tarjetas está medido por la velocidad secuencial máxima (MB/s), es en ello en lo que debemos poner atención, además de conocer muy bien las características de nuestra cámara fotográfica, ya que esto nos dará la pauta para hacer un verdadero “match” entre tarjeta y dispositivo.

Las tarjetas que escriben más rápido hacen más disparos en menos tiempo, minimizan el tiempo de espera entre tomas y habilitan el disparo continuo rápido en las nuevas cámaras digitales. Las tarjetas que leen más rápido minimizan el tiempo de descarga a la computadora.

En este sentido es importante que tomes en cuenta la diferencia entre fotos y video. Las fotografías necesitan un conducto grande, y si se trata de un dispositivo de alto pixelaje requerirá de una tarjeta rápida para capturar justamente esas imágenes en alta resolución que tanto te interesa conservar, por ejemplo, para imprimirlas después y mostrarlas a tus amigos y familiares. La alta velocidad de escritura permite capturar más imágenes de alta resolución en menos tiempo. SanDisk ofrece las SanDisk Ultra® que ofrecen hasta 9MB por segundo, mientras las SanDisk Extreme alcanzan los 30MB por segundo.

El video no requiere de un conducto grande, pues se trata de una secuencia pequeña de “imágenes fijas” que sólo utiliza una porción del conducto, lo que sí es indispensable es que la clasificación de clase de la tarjeta concuerde con las especificaciones de la cámara. La grabación de video a una tasa de velocidad sostenida en la tarjeta y la clase definen el mínimo de velocidad necesaria para capturar video libre de error. Estos números pueden ayudarte a seleccionar la clase correcta para video:

  • Class 2 = 2MB/seg = 16Mbps bit rate
  • Class 4 = 4MB/seg= 32Mbps bit rate
  • Class 6 = 6MB/seg = 48Mbps bit rate

Comprender y diferenciar entre clase y velocidad será el punto básico para no perder ni un instante de estas vacaciones…

Por: SanDisk Corporation