Hay quienes aman y hay quienes odian los noventa. Lo cierto es que fue una década con gran actividad política, social, cultural y deportiva, y por supuesto tecnológica. Tan relevante es la herencia del fin del milenio que parecería que no queremos dejarla ir, nos aferramos con nostalgia a lo que hoy los millennials consideran como reliquias obsoletas.

Los noventa fueron la década de los movimientos culturales por excelencia. Vimos nacer el pop como género musical catapultando al éxito a las boy y girls bands, como Los Backstreet Boys y las Spice Girls, pero también presenciamos el origen de una revolución indie que tenía como estandarte el rechazo por lo mainstream, volviendo grandes a bandas como Radiohead con himnos contraculturales como Creep y a Nirvana con Smells Like Teen Spirit.

En el campo de la moda, los grandes íconos mediáticos fueron los principales trendsetters. El  personaje de Will Smith en El Príncipe del Rap inspiró un estilo urbano que pronto se volvió ampliamente repetido en las calles. Como olvidar sus rompevientos coloridos, o sus overoles de mezclilla combinados con sneakers de bota.

El estilo grunge de Kurt Cobain, aunque underground, también fue popularmente emulado por los jóvenes rebeldes de aquella época. Seguramente recuerdas las camisas de leñador que se usaban abiertas sobre una playera y los jeans tan rotos como tu mamá lo permitiera. Las botas estilo militar no podían faltar, pues era el toque que completaba la apariencia ruda y contestataria de una juventud que quería ser diferente.

Para los que no eran ni muy street, ni muy alternativos era usual verlos usando camisetas largas con logos grandes, pantalones de mezclilla de una o dos tallas extras con la cadenas sujetas al cinturón, tenis robustos y muchas, muchas cadenas. Para completar el look estilo boy band de NSYNC, era imprescindible agregar una gorra puesta hacia atrás y unos lentes coloridos pero delgados.

El accesorio del momento eran los relojes G-SHOCK. Si tenías uno en tu muñeca estabas en onda automáticamente. Feeling old yet? Probablemente algunos vean sus fotos viejas y quisieran olvidar que algún momento usaron el pelo largo hasta el hombro y tenían piercings por toda la cara, pero no hay nada como volver atrás y recordar la nostalgia de la grandeza que fueron los noventa.

Este año, G-SHOCK, la marca japonesa de relojes cumple 35 años y regresa a sus orígenes con una colección que te hará recordar esta nostalgia noventera con la colección FULLMETAL GWM-5000D, un reloj hecho completamente de metal pero con el mismo ADN de resistencia y durabilidad.

Cada pieza de la serie Fullmetal GWM-5000D tiene un costo estimado de $12,009 y está disponible a partir de Agosto en las tiendas G-SHOCK, como en Torre Manacar, en el segundo nivel del Centro Comercial Santa Fe, G-SHOCK Plaza la Isla Cancún, 5ª Avenida Playa del Carmen, Plaza de las Américas Veracruz,  Liverpool y en linea en www.casioshop.mx