Cualquiera con nervios de acero y buenos reflejos puede conducir un automóvil a gran velocidad, pero cuando hablamos de NASCAR, uno de los circuitos profesionales más competitivos en el mundo, se requiere de preparación, experiencia y trayectoria.

Hugo Oliveras, piloto veterano con más de 20 años de experiencia en automovilismo,  integrante del equipo Monster Energy, además de cuarto lugar actual en NASCAR PEAK México Series 2018 y líder del HO Speed Racing Team, nos habla de algunos aspectos esenciales que todo aspirante a piloto profesional de nivel de NASCAR debe considerar.

Trayectoria e instinto

La mayoría de los profesionales que hoy están detrás del volante en los circuitos NASCAR alrededor del mundo comenzaron a entrenar sus reflejos desde pequeños en las pistas de go-karts. Mientras más joven comienza el piloto en la disciplina, mejor control tendrá en los futuros encuentros competitivos.

Con el tiempo, los pilotos pronto pueden graduarse en competencias junior y juveniles, y de ahí alcanzar circuitos regionales, nacionales e internacionales en pistas más difíciles y con contrincantes más serios, una experiencia que afina sus reflejos y mejora su instinto como conductor.

“No puede haber nadie que de la calle se vaya a NASCAR. Hay que pasar varias etapas: desde los gokarts, después categorías de desarrollo con motores menos potentes, corredores más experimentados… Además, todas las carreras son diferentes, hay que aprovechar y ganar todo lo que puedas ya que es un campeonato, y es ahí donde entra la experiencia: sabes qué carrera va a ser más intensa, cuál va a ser más tranquila y esto ayuda a saber escoger tus batallas”.

Acondicionamiento físico

El aspecto físico es un pilar clave para un corredor de NASCAR. Entre más sano y preparado esté el piloto para enfrentar el calor, la gravedad y el desgaste de correr durante 90 minutos a un promedio de 220 kilómetros por hora y a casi 60 grados de temperatura dentro del coche, mejor será su rendimiento y concentración en la carrera.

La alimentación también ocupa un papel importante, ya que es vital mantener el peso del piloto pues los ingenieros del equipo planifican la masa idónea del automóvil para cada carrera en la que cada cada kilo cuenta para conseguir el rendimiento perfecto del vehículo.

“El coche está hecho hacia tu peso. Si el piloto es más ligero, el ingeniero puede acomodar ese peso en algunas partes del auto donde haga diferencia para el balance del coche. Si es una pista con muchas curvas a la izquierda, quieres que el coche sea más pesado del lado izquierdo, esto lo logran mediante cálculos que se complementan con plomo y otros materiales que se adicionan al auto y quede ajustado a la medida de la carrera. Evidentemente, si subes tres o cuatro kilos antes de la carrera, el equipo tiene que reajustar todo el balance y esto habla de un piloto poco profesional.”

Preparación técnica

Debido a las condiciones extremas a las que debe exponerse un automóvil en un circuito competitivo de NASCAR, los miembros del crew deben tomar en cuenta hasta el mínimo detalle del automóvil, pero también entra en juego la experiencia del piloto, pues él es el mejor candidato para dar diagnósticos sobre las condiciones óptimas de su auto.

En caso de avería o sospecha, el corredor enseguida se comunica con su equipo de especialistas para aprovechar de la mejor manera posible los valiosos segundos en el pit para reparar, reforzar o perfeccionar el funcionamiento del automóvil en tiempo récord.

“El piloto es el que tiene la sensibilidad de percibir cómo está el coche, así que la coordinación entre el equipo y el corredor es vital, pero también depende de la carrera. Si es una carrera de óvalo tienes la posibilidad de aprovechar las banderas amarillas para que arreglen la falla y seguir en la carrera, y aunque salgas en último lugar, si el coche está bien puedes remontar. La carrera sigue avanzando y todo puede pasar.”

Al igual que Hugo Oliveras, Rubén Pardo y Santiago Tovar también pilotos Monster Energy, se ha preparado desde temprana edad conociendo cada pequeño detalle de los motores y de las pistas para poder alcanzar un lugar en el podio de las siguientes NASCAR PEAK México Series 2018.

Calendario del campeonato NASCAR PEAK México Series 2018:

19 de agosto/ Querétaro/ Autódromo del Ecocentro de la Unión Ganadera/ Circuito

9 de septiembre/ Puebla/ Autódromo Miguel E. Abed/ Óvalo

30 de septiembre/ Tuxtla Gutiérrez/ Súper Óvalo Chiapas/ Óvalo

21 de octubre/ Autódromo Internacional de Aguascalientes/ Circuito

11 de noviembre/ Guadalajara/ Trióvalo Internacional de Cajititlán/ Óvalo

2 de diciembre/ Ciudad de México/ Autódromo Hermanos Rodríguez/Circuito