Si bien la emoción no puede cuantificarse, sí puede crearse un método que te ayude a hacer de tu adrenalina tu mejor aliado para la diversión. Y cuando se trata…