El día de ayer Sony publicó en el blog de Playstation que la batalla que libraba en la corte con su archi-némesis -al cual acusaron de ser peor que el diablo en persona- finalmente ha terminado con un acuerdo extra-judicial en el que ambas partes salieron beneficiadas. Si bien estos son básicamente todos los detalles que dio la empresa, se sabe que ahora George Hotz está imposibilitado para hablar, compartir, discutir o ejecutar cualquier jailbreak o hack relativo al PS3 o cualquier producto de Sony seguramente.

En dicha postura oficial publicada en el blog se incluyen “citas” por parte de Hotz y de Riley Russell, abogado de SCEA. Como es de esperarse estas son las clásicas declaraciones escritas en un departamento de PR donde todos son amigos, nadie quiso hacer daño a nadie y claro, la empresa demandante lo único que quería lograr era proteger a los consumidores (¿?). Lo cierto es que al menos por ahora, el episodio de odio de Sony contra el hacker de su amada consola ha terminado.

¿O no? En lo que concierne a Hotz, sus manos están atadas pero ya hay varios grupos de hackers insatisfechos con el proceder de Sony y su guerra de odio en contra de aquellos usuarios que sólo quieren ejercer su derecho sobre un producto por el cual pagaron y son dueños. Basta con citar los recientes ataques a sitios web de Playstation perpetrados por Anonymous y las próximas invitaciones a manifestarse en contra de la empresa.

Lo cierto es que la batalla que inició Sony contra los hackers de su PS3 está lejos de haber terminado pues GeoHot sólo era uno de los ahora cientos de hackers preparados para tomar su lugar y seguir “luchando contra el sistema” que Sony defiende, aun a costa de la propia reputación de su marca Playstation.

Esto aún no termina…

La batalla entre Sony y los hackers apenas comienza...