La ciudad más tenebrosa que uno podría visitar está de vuelta en las consolas de última generación con Silent Hill: Downpour. Tuvimos la oportunidad de jugarlo en nuestra visita al booth de Konami y estas son nuestras impresiones.

En el demo disponible tomas el control del protagonista Murphy Pendleton del que sólo sabemos que es un ex-convicto. Los controles son muy parecidos a la anterior entrega de Silent Hill pues Murphy sabe defenderse bien, lanzar golpes y usar lo que se encuentra en el camino para defenderse. Empiezas en una cocina que se incendia y tras activar la alarma de incendios el mundo se torna terrorífico con la clásica transformación al alter-mundo. Aquí necesitas detener una fuga de agua que pretende acabar con tu vida si toca la caja de fusibles.

Una vez que sales de esta área, comienza la persecución a cargo de lo que parece ser un hoyo negro que absorbe todo a tu alrededor, esta parte es muy estresante pues debes correr y tirar algunos objetos para poder escapar. Una vez que llegas al final, Murphy se desliza por un túnel profundo. En toda esta área pudimos apreciar la calidad gráfica del juego, que es excelente en cuanto a ambientación pues el detalle de los personajes sigue careciendo de realismo. La música es todo lo que esperarías de un título de Silent Hill.

En la siguiente área del demo apareces en un campo abierto lleno de casa de madera. Aquí principalmente te dedicas a investigar cuando de repente eres atacado por monstruos que no tienen las típicas extrañas figuras de las criaturas de Silent Hill, sino que parecen más humanos. Puedes utilizar todo tipo de armas como sillas, cuchillos e hidrantes para defenderte. Las animaciones son fluidas y los enemigos son difíciles de derrotar.

A grandes rasgos eso es el demo de Silent Hill Downpour que luce bien hasta ahora. Pudimos probarlo tanto para X360 como PS3 en 3D y debemos decir que la versión de Xbox luce superior en cuestión de calidad gráfica. Habrá que esperar a las versiones finales para saber si esto se mantiene. El juego luce bien aunque necesitará ser apoyado por una historia interesante para que pueda ser un éxito.