aBaroness

Con el estreno de G.I. Joe The rise of Cobra, la conocida “temporada de verano” para el cine llega a su final, los summer blockbusters son aquellas cintas que están manufacturadas con un objetivo claro, arrasar con la taquilla mundial, generar ganancias de hasta 10 veces más de lo que costó originalmente el proyecto (y eso por dar un promedio). También es momento de mercadear de paso otro montón de cosas que se presten al modelo de negocio, es ese efecto de JAWS de 1975 más la maestría del marketing de Star Wars en 1977.

Todo eso en aproximadamente 10 películas, algunas dirigidas a los niños y otras a los niñotes. Cada vez más franquicias de antaño, menos ideas originales y más fantasías vueltas realidad como ver a nuestros heroes de la infancia en personas de carne y hueso y que lamentablemente en el proceso reciben una carga indiscutible de pérdida de originalidad y argumento.

Fantasías como ver a un Bumblebee de “verdad” transformarse ante mis ojos y que no fuera un dibujo animado… acompañado lamentablemente del hecho de que ahora no es un Volkswagen sino un Camaro amarillo flamante de la Chrysler (gracias a la magia del mkt nuevamente).

Así pues, la maquinaria pesada de Hollywood aprovecha de Mayo a Agosto para sacar la artillería y aunque nos pese, esas películas meten gente a las salas de cine y nos encantan aunque no lo aceptemos.

Este año un efecto más jugó con los blockbusters en nuestro país, la (un tanto irreal) influenza, ¿verdad o mentira? Creo que solo una película de Hollywood nos podría dar la verdad.

La influenza retrasó el inicio de la temporada de verano en los cines mexicanos, todo por el cierre de las salas con la idea de evitar contagios masivos de la invisible enfermedad, el arranque de temporada le tocaba al favorito de las damas, Hugh Jackman interpretando a Wolverine.

Y el cierre, que por lo menos ya fue simultáneo mundialmente le tocaba a los Joes, personajes basados en figuras de acción creados por Hasbro en la década de los años 60. Sí, leíste bien, los 60´s.

G.I. Joe empezó como una serie de muñecos enormes que representaban a las fuerzas armadas de Estados Unidos, y por cierto parecían monos de trapo, algo así como Barbies para niños.

Más tarde en 1982, la marca fue relanzada con figuras de acción pequeñas y articuladas, como las populares figuras de Star Wars pero con la ventaja de los puntos de articulación, lo cual los hacía mucho muy atractivas, además se planteo una historia compleja de trasfondo, se creó una organización terrorista llamada Cobra y complejos y atractivos personajes, se empezó a publicar un comic y surgió una caricatura no tan compleja como los comics pero igualmente popular.

Para esa época, los comics me atraparon, de historias simples a complejos relatos, aventuras aisladas se convirtieron en dramas y complots. Personajes memorables como Serpentor, Flint y por supuesto los ejes por mucho tiempo Snake Eyes, Storm Shadow, The Baroness, Destro y Scarlett.

Me queda claro que mucho he olvidado, y el estreno de la última película del verano dirigida por el exagerado Stephen Sommers (o el “one hit wonder” pues nadie niega que la Momia de 1999 sea una aventura muy original) me hizo recordar mucho de esas aventuras, pero al mismo tiempo me puso de muy mal humor, la exageración en los recursos digitales de este director es enfermiza, ya ni Michael Bay se vuela tanto la barda y si lo va a hacer procura tener una fotografía principal impresionante para empotrar ahí dentro las creaciones CGI de ILM que seguramente estarán cuidadas hasta el cansancio.

En G.I. Joe The Rise of Cobra, se relata de una manera más o menos agradable el nacimiento y origen de la organización Cobra, el ‘porqué’ de sus líderes y las razones de la existencia de los comandos heroicos como una fuerza militar ultra secreta alimentada por todos los gobiernos y no solo el norteamericano (que es uno de los pocos grandes aciertos de la peli), pero al mismo tiempo el argumento incluye estupideces como una historia de amor barata entre Duke y The Baroness, cuando la sexy villana Baroness daba todo por el enigmático personaje Destro, que esta venido a menos en la cinta. Incongruencias y libertades, pastiches entre los argumentos de comics, caricatura y película crean cambios hasta en la historia de Snake Eyes y Storm Shadow relatadas en Flashbacks. Dichos “recuerdos” llegan con un estilo peor que absurdo, una suerte de resumen de Kill Bill con realización digna de Televisa.

Rachel Nichols

Así pues la última cinta del verano llega con efectos especiales de a peso, abuso de pantalla verde y un montón de fallas en el guión y la narrativa.

Una que otra escena emocionante y eso si… un par de mujeres que rellenan la pantalla con sex appeal, una Siena Miller con un look fabuloso (aunque no deja de tener piernitas de chichicuilote) y una Rachel Nichols hermosa en el rol de Scarlett, para las damas creo que en esta cinta no hay taco de ojo como en Wolverine, pero justamente como el título del post de Vive Digital lo mencionaba, se trata del inicio y fin del verano 2009 y el tema es que la misma semana de estreno de G.I. Joe ya tenemos a la venta el DVD y Blu-ray de la primer cinta de este verano “X-Men Orígenes: Wolverine” que llega sin hacer mucho ruido de mkt a las tiendas del país, en una caja que indica descaradamente que no hay muchas características especiales en la edición.

Pero de eso ya hablaremos cuando reseñemos el Blu-ray de la cinta.