En una noticia que sorprende a propios y extraños, Microsoft anunció a través de un comunicado de prensa que suspenderá el servicio de Xbox Live a su primera consola Xbox, efectivo a partir del 15 de abril.

Según los argumentos de Microsoft, esto se debe a a la incompatibilidad que tiene la vieja consola con los nuevos elementos y características de Live, disponibles para la Xbox 360. Las justificaciones también vienen acompañadas de las frases clásicas como “para darle una mejor experiencia al cliente”, “es una evolución natural”, entre otros.

Lo cierto y que Microsoft al parecer no quiere decir abiertamente es que mantener vivo el servicio de Xbox Live para la vieja consola es sumamente caro y siendo que ellos no les interesa seguir apoyando a la vieja caja X, los aún poseedores de una de éstas consolas — en su mayoría aquellos que no han tenido la solvencia económica para comprar una 360 — tendrán que arreglarselas sin soporte online de ahora en adelante.

Para rematar, Microsoft invita a sus usuarios de Xbox a que emigren a la nueva plataforma 360 para que puedan seguir disfrutando de los servicios de Live.