Director: Roman Polanski
Guión: Robert Harris
Protagonistas: Ewan McGregor,Jon Bernthal,Tim Preece,James Belushi y Timothy Hutton
País de Origen: Francia,Inglaterra y Alemania
Duración: 128 mins
Calificación:  

El director Roman Polanski es ya un veterano en el mundo del séptimo arte pues “El Escritor Fantasma” es su trabajo número dieciocho y la mayoría de sus cintas se han colocado en un lugar icónico para los seguidores asiduos del cine. Roman nos ha traído joyas como “El Bebé de Rosemary” y “Luna Amarga” entre otras sin embargo este último trabajo es diferente.

Una vez más Polanski nos sumerge en una historia llena de giros y psicosis, siempre dándole su toque clásico, el cual sin embargo en esta ocasión flaquea un poco cuando de argumento se trata. La historia es bastante compleja, el “escritor fantasma” protagonista de la historia e interpretado por el actor Ewan McGregor se topa sin querer con un misterio que atentará contra su seguridad y su vida. El Escritor Fantasma esta terminando una obra acerca de las memorias del ex ministro británico y se entrevista con un profesor para aclarar un detalle sobre la investigación. Es entonces cuando al parecer está en el momento incorrecto y el lugar menos indicado y todo empieza a desmoronarse.

Como era de esperarse este thriller de tintes políticos no presenta una serie de momentos llenos de balazos y persecuciones, el director es muy sutil y son las situaciones, las miradas, los comentarios furtivos los que nos van trazando el camino hacia el desenlace y aunque las actuaciones son bastante buenas el guión carece un poco de fuerza al momento de plasmarlo en la pantalla grande.

Nos queda un poco larga la introducción y no es sino hasta la mitad de la cinta que comenzamos a sentir delirio de persecución junto con el escritor fantasma y entonces comienza la “acción”. La cinta está basada en detalles, movimientos de cámara, encuadres casi perfectos, de hecho parte del encanto que tiene esta cinta es la ambientación, lúgubre, oscura y fría, como si nos contaran una historia de terror. Este último punto es importante pues Polanski no se caracteriza por utilizar este tipo de atmosferas, sus cintas son más bien coloridas que contrastan perfectamente con las situaciones que en ellas se suceden.

Las actuaciones se conjugan bien y tienen un buen resultado, la mancuerna entre Ewan McGregor y Pierce Brosnan cuaja muy bien. Brosnan por ejemplo nos muestra una cara más seria y más profesional, incluso siniestra lo cual es una agradable sorpresa a los que estamos acostumbrados a verlo en cintas de acción poco merecedoras de mayor atención. Por su parte McGregor ha demostrado siempre estar a la altura aunque un poco mas de naturalidad no le vendría nada mal.

Cabe recalcar que la película tiene muchos aspectos semejantes a lo que fue el gobierno de Tony Blair, ex primer ministro de Inglaterra en la vida real. Tal vez la variante política de la cinta hizo que varios perdieran el interés pues como siempre es un tema dividió habrá algunos a quien les interese y otros no tanto, el problema es que el combinarlo con una cinta debe ser muy táctico si no la audiencia puede resultar aburrida.