Director: Louis Leterrier
Guión: Travis Beacham y Phil Hay
Protagonistas: Sam Worthington, Liam Neeson, Ralph Fiennes, Jason Flemyng, Gemma Arterton y Alexa Davalos
País de Orígen: Inglaterra y US
Duración: 106 mins

Cinta remake que ha causado gran controversia pues desde antes de ser estrenada ya mucho se le comparaba con su antecesora de 1981, Furia de Titanes de Desmond Davis . Pues bien, a riesgo de las quejas de los seguidores de la cinta original he de decir que Furia de Titanes del 2010 no es una mala película, de hecho es bastante buena en cuanto a producción y efectos visuales, descartando completamente el 3D que fue un efecto de último momento muy mal logrado. Tal como su predecesora, la cinta trata de la lucha de Perseo (hijo de Zeus) contra los dioses y como derrota al Kraken para salvar a la ciudad de Argos.

En aquella cinta de los ochentas fue Ray Harryhausen quien nos sorprendió con el efecto stop motion el cual juega un papel crucial dentro del film. Aunque en la actuaidad ese tipo de efectos ya son obsoletos, en su momento le dieron al cine una gran dosis de novedad y abarrotó las salas de cine. Ahora todo es digital y en esta cinta no se escatimó en efectos visuales. El director Leterrier apela a los maestros del suspenso y nos lo muestra de a poco hasta que nos permite ver toda su monstruosidad, así también los escorpiones gigantes están bastante bien hechos. Tal vez el monstruo menos afortunado es la Gorgona Medusa, pues se ve falsa, aunque lo que si tiene a su favor es el movimiento pues es rápida como serpiente a diferencia de la original que era bastante lenta.

En cuanto a las actuaciones, todos los personajes están bien logrados. No hay una actuación que destaque ante las demás en un momento de maestría, todas se quedaron con un bien a secas y no es que nos dejaran con las ganas simplemente el guión no da para mucho pues la idea de esta cinta era realmente ver muchas batallas épicas y efectos visuales, así que nos dejan un buen sabor de boca y comparándola con la original. Sin duda hay un abismo entre ver a Laurence Olivier y Burgess Meredith, aunque no le restemos crédito a Liam Neeson o Ralph Fiennes cuyas actuaciones son de algún modo las más destacadas como Zeus y Hades respectivamente. En cuanto a Sam Worthington como Perseo, pues ya está casi totalmente encasillado en papeles de héroe de acción y no deja nada sobresaliente.

La historia es el punto más delicado para los fans de hueso colorado de la cinta original pues sí hay una gran diferencia con éste remake. El guión es bastante pobre, poco trabajado y no es fiel a la literatura mitológica. Sin embargo no es precisamente la historia el corazón de esta cinta, quien conozca bien la historia de Perseo seguramente no estará contento con esta nueva versión en donde por ejemplo el “cuidador” o mentor de Perseo no es el viejo Ammon si no Io interpretada por Gemma Atterton . También la forma en que Perseo se da cuenta de su fuerza de semi Dios y otros detalles que hacen que ambas cintas sean muy distintas.

Un punto importantísimo son los escenarios y los efectos visuales utilizados en estos. El Olimpo es genial con muchos detalles especialmente justo delante del trono de Zeus el piso que asemeja el cielo es fantástico. La ciudad de Argos también es muy atractiva visualmente, sin embargo el escenario que hace evidente la evolución de los efectos entre las dos cintas es la guarida de Medusa, pues es por mucho más dinámico que el anterior. La caracterización de Calibos es muy buena, lo que salta un poco es el maquillaje de las brujas ciegas pues parece que las robaron de la cinta “El laberinto del fauno”. Y no hay que olvidarnos de Pegaso que en la original era blanco y en esta ocasión es negro.

Definitivamente las escenas de pelea son mucho más dinámicas que en la original, los monstruos muy bien hechos así que si hablamos de comparación pues podemos concluir esto: Como cinta de culto e historia gana la de 1981 pero como cinta de acción con efectos especiales muy buenos gana la de 2010.