Director: George Nolfi
Guión: George Nolfi
Protagonistas: Matt Damon, Emily Blunt, Florence Kastriner.
País de Origen: USA
Duración: 107 mins
Calificación: 

¿Porque conformarnos viviendo una historia que alguien más escribió para nosotros? David Norris (Matt Damon) ha decidido que escribirá su propia historia aunque eso signifique renunciar a sus sueños y que la mujer que ama renuncie a los suyos. Norris tiene una carrera política accidentada por episodios de su vida de los cuales no esta muy orgulloso y en las ultimas elecciones ha quedado muy por debajo de su contrincante, sin embargo a pesar de haber perdido da un ultimo discurso que lo mete de nuevo a la competencia y parece que esta será la oportunidad de su vida, sin embargo justo en este intermedio conoce a la mujer de su vida, una hermosa bailarina camino al éxito quien también se enamora de el desde el primer momento, todo parece muy bien hasta que ellos aparecen.

La historia se centra en la vida de dos personas que viven una situación muy común entre los seres humanos, encrucijadas en donde tenemos que decidir entre el amor o los sueños profesionales. Alguien dijo que no se puede tener todo en la vida y ese es el director o como muchos le llaman Dios y sus agentes rondan el mundo vigilando que se cumplan sus designios. Ellos son quienes trataran de impedir a toda costa que David y Elise estén juntos, poniéndoles pruebas duras y en ocasiones crueles para que desistan.

Esta no es propiamente una historia de amor, aunque elementos románticos hay muchos, sin embargo es mas una cinta de acción y suspenso en donde los cuestionamientos humanos de hacia donde vamos y porque no tengo lo que quiero impregnan toda la historia. Hay mucha acción en la película, de hecho son pocos los momentos tranquilos, pues el filme mantiene un muy buen nivel de suspenso de principio a fin.

 

Las actuaciones son bastante aceptables, cabe recalcar que tanto Damon y Blunt han tenido papeles mucho mas demandantes esta es una cinta que no llega a sacar lo mejor de ellos pero hacen un buen click en la pantalla, en cuanto a los agentes cabe destacar la actuación de John Slattery y Udo Kier quienes mantienen muy bien la imagen que tendrían estos agentes si existieran en el mundo real.

La producción es muy buena, situada en la ciudad de Nueva York como casi todas las cintas últimamente, Los Agentes del Destino da un nuevo sentido a la palabra transportación en la ciudad. Lo mejor de la cinta es como se va desarrollando pues el final parece flojo y comercial, sin embargo el medio de la cinta es muy bueno.

No se la pierdan si les gustan las cintas que cuestionan los designios divinos de la vida y les gustan las buenas películas de acción combinadas con romance y un poco de suspenso.