Director: Michael Patrick King
Guión: Michael Patrick King
Protagonistas: Sarah Jessica Parker,Kristin Davis,Cynthia Nixon y Kim Cattrall
País de Origen: US
Duración: 146 mins
Cailificación:  

Henos aquí a punto de escribir la reseña que seguramente ofenderá a varios mientras otros tantos estarán muy complacidos, después de haber visto la secuela de la tan exitosa Sex and the City estoy lista para dar mis impresiones.

Comencemos por el principio, de que rayos trata Sex and The City 2 porque al parecer la primera lo dijo todo, terminó el largo cuento de hadas y finalmente la princesa se casó con el príncipe azul y todos felices para siempre ¿o no? Al parecer las 4 amigas que conforman el elenco principal de Sex and the City nunca estarán satisfechas, no importa que ya no tengan 30 o 40 o 50, siempre habrá un buen pretexto para el drama y es justo eso la premisa de esta nueva cinta “la nueva crisis de la edad madura de Carrie y compañía”.

Al parecer el matrimonio y la maternidad al final no era lo que llenaría el vacío de estas cuatro mujeres ya en teoría un poco pasadas de madurez y para descubrir que es lo que realmente quieren deben viajar miles de kilómetros hacia Abu Dhabi gracias a que Samantha tiene una cita de negocios con un millonario Jeque árabe, destaquemos que los escenarios son fantásticos al igual que los interiores del avión y hotel donde se hospedan las cuatro citadinas, el lujo es impactante.

La problemática de estas mujeres ahora no son los hombres, son los hijos que no dejan de llorar y la increíblemente sexy niñera de Charlotte, el molesto jefe de Miranda, la menopausia de Samantha y el aburrido matrimonio de Carrie que siempre quiere lo que no tiene y de pronto se da cuenta de que si el matrimonio es un trabajo de todos los días.

El guión es el punto positivo de la cinta, definitivamente sin los diálogos la película se hundiría más rápido que el Titanic pues tanto las actuaciones como las situaciones que viven Carrie , Samantha, Charlotte y Miranda distan mucho de la serie original que nos atrapó a principios de la década. Si bien la cinta tiene sus momentos cómicos  para la segunda mitad pareciera que estamos viendo una película de bajo presupuesto en una trilogía del cinco llamada mujeres en la moda.

Las actuaciones en general son promedio, tengo que decir que la mejor es Charlotte pues su papel es el más apegado a la serie, Carrie es muy pretensiosa y Samantha tiene momentos muy forzados y exagerados, especialmente si tenemos en cuenta que literal pasa la mayor parte de la cinta comiendo camote y Miranda tristemente como en la serie pasa sin pena ni gloria, eso si la unión entre estas grandes amigas se siente un poco desvanecida.

La historia no tiene ton ni son, en realidad es mucho de todo y nada a la vez. Un pretexto financiero para que tanto la franquicia como las chicas tuvieran un ingreso extra que por supuesto no igualará el de su predecesora y como olvidarnos del hecho de que la cinta es una gran pasarela para famosas marcas como Hermes, Dior, Gucci entre otras, lo cual constituye para muchas el gran gancho para ver la película sin olvidar el regreso del ex novio de Carrie: Aidan, el cual cautivo a toda una generación de asiduas a la serie.

Tengo que hacer mucho énfasis en esto, si hay una clasificación que denomina a las cintas para chicas o chick flicks esta es la madre de todas éstas y es interesante ver como durante una película las mujeres cuchichean libremente con sus amigas y nadie las calla. La película es olvidable, una gran decepción para los fans y un tremendo fracaso en la taquila norteamericana, por lo que casi estamos seguros de que éste es el indigno final de la saga de Sex and the City.