Director:Ethan Coen y Joel Coen
Guión: Ethan Coen y Joel Coen
Protagonistas: Michael Stuhlbarg, Richard Kind, Sari Lennick, Fred Melamed y Aaron Wolff
País de Orígen: USA, Francia e Inglaterra
Duración: 106 mins
Calificación:  

¿Por qué a mi?, Dios, ¿porqué a mi?, todos nos hemos hecho esa pregunta en infinidad de ocasiones y así es como Larry Gopnik (Michael Stuhlbarg) se siente en este preciso momento de su vida. No es que el sea un triunfador, de hecho podría bien tratarse de un gran perdedor, con un aspecto añejo y desaliñado, pantalones que no le quedan bien, lentes antiguos y una mirada de hombre cansado y harto de todo. El precario equlibro que mantenia en su vida desaparece de manera repentina.

Los hermanos Coen se anotan otro acierto fílmico, retomando algunos aspectos de su niñez. No con esto decimos que la cinta es un fragmento de sus vidas, simplemente retoman elementos de lo que formó parte de su crecimiento como por ejemplo la religión judía bajo la cual fueron educados y usar como fondo la ciudad que los vio crecer. El dúo nos presenta ahora la cinta Un Hombre Serio, otra película con su marca indeleble: el ya conocido humor negro que hemos visto anteriormente en cintas como Fargo o Burn After Reading.

Larry Gopnik vive en Minnesota (ciudad natal de los Coen) en el año 1967. Un buen día se concentran las fuerzas del universo para hacer de su vida un completo caos,  sin previo aviso su mujer decide que quiere el divorcio porque se enamoró de un conocido de Larry, su desobligado hermano tiene problemas con la justicia y su pésima relación con sus hijos hacen que nuestro protagonista se cuestione porque esta serie de eventos desafortunados comienzan a pasar.

Como todo ser humano que se encuentra en una situación incomoda y negativa, Larry siente que lo están castigando por algo, que al parecer falló terriblemente en la vida para merecer las cosas que le están sucediendo pues todos parecen estar bien menos él, quien de pronto esta en medio de un remolino de conflictos que no parecen tener fin. Es entonces cuando decide acercarse a la única persona que puede contestar a sus interrogantes: Dios.

Gopnik, practicante judío, decide pedir ayuda a sus rabinos tratando de encontrar en sus palabras una respuesta a los conflictos de su vida. Cada escena y plática esta muy bien trabajada, son los detalles los cuales dan el enorme sentido del humor a esta cinta.

Los Coen ya son bastante conocidos por colocar a sus protagonistas en las situaciones mas absurdas en las que un ser humano puede encontrarse sin saber como llegó a eso. En el caso de Larry como fue que de pronto todo su mundo se sacudió y acabo lidiando con un prepotente y presumido “nuevo novio” de su mujer, como esta a punto de perder su empleo, como su hijo está a punto de tener su Bar Mitzvah pero cuyo ”hobby” es fumar marihuana.

Como casi todo en la vida siempre se queda la interrogante de ¿Cuál fue la finalidad de esta experiencia? Muchas veces no sabemos la respuesta y otras lo aprendemos cuando hemos avanzado bastante en el camino. El desenlace de la tragicomedia de Larry queda abierto para la audiencia tanto para bien como para mal, no sin antes habernos dejado un momento divertido y con el que podemos identificarnos casi todos.

Un hombre serio no es una película insulsa para el miércoles sino una gran opción a menor precio. No te la pierdas si eres un fiel seguidor del trabajo de los hermanos Coen.