Para satisfacer las demandas futuras de velocidad y capacidad de la industria, Nikon y Sony, junto con Sandisk propusieron una nueva especificación de tarjetas cuyas capacidades de desempeño y almacenamiento superen a las de las tarjetas de memoria existentes. Las especificaciones propuestas alcanzan velocidades de transferencia de datos de hasta 500 megabytes por Segundo (MB/seg) (la velocidad de interfaz máxima teórica) utilizando la interfaz PCI Express altamente versátil. Estas velocidades harán posibles aplicaciones de digitalización de imágenes y de video que pudieran no alcanzarse usando la interfaz Parallel ATA (PATA) de la actual especificación CompactFlash. CF6.0, liberada en noviembre de 2010, ofrece un desempeño máximo de hasta 167MB/seg.

Las velocidades más rápidas de las nuevas especificaciones permiten disparos continuos de imágenes RAW masivas, así como transferir rápidamente de la tarjeta a una computadora fotos y videos de alta resolución con un menor consumo de energía a través de un sistema progresivo para ampliar la duración de la batería; también cumplen con los requerimientos futuros de capacidad y durabilidad de las aplicaciones profesionales de digitalización de imágenes. El nuevo formato propuesto tiene el potencial de ampliar las capacidades máximas teóricas más allá de los dos terabytes (TB) , lo que lo hace especialmente útil para imágenes de alta resolución y aplicaciones de video HD.