Director: Kirk Jones
Guión: Kirk Jones
Protagonistas: Kate Beckinsale, Robert De Niro, Drew Barrymore, Sam Rockwell.
País de orígen: USA
Duración: 99 mins
Calificación: 

Frank Goode se da cuenta del poco tiempo que ha pasado con su familia por trabajar demasiado y decide que es momento de estrechar lazos con sus cuatro hijos, quienes viven en diferentes partes de Estados Unidos. Sin embargo, su plan no sale como esperaba pues se da cuenta de que el único puente de comunicación con ellos era su ahora difunta esposa y es cuando comienza el verdadero viaje en donde Frank conocerá quienes son realmente sus hijos e intentará unir a toda la familia una vez más.

A pesar de que su médico le prohíbe a Frank viajes y esfuerzos, éste visita a a su hijo David (Austin Lysy) ‘el artista’ que vive en Nueva York, a su hija Amy (Kate Beckinsale) ‘una alta ejecutiva de publicidad’ en Chicago, a su hijo Robert (Sam Rockwell), ‘el director de orquesta’ que vive en Denver y por último a Rosie (Drew Barrymore), quien es ‘bailarina’ en un espectáculo de Las Vegas. Intentando conocerlos y compartir sus éxitos y su felicidad, solo para darse cuenta que no son ni tan exitosos, ni tan felices como su esposa le decía.

Robert De Niro trabaja bajo la dirección de Kirk Jones interpretando al viudo que quiere recuperar su vida en este remake de la cinta de Giusseppe Tornatore “Stanno tutti bene” de 1990. El filme es un road trip de encuentros y autoconocimiento cuya fórmula se ha utilizado últimamente en cintas como Up y Las Confesiones del Sr. Schmith con Jack Nicholson. Éste era el perfecto filme para las fiestas decembrinas, ya que mezcla el humor con la emotividad y nos presenta un reencuentro entre personas que se han separado y que ahora viven vidas totalmente diferentes. El reparto y las actuaciones son  buenas, sin embargo parece que no del todo hacen click. Claro que De Niro es quien lleva la batuta del filme, pero la combinación Drew Barrymore, Kate Beckinsale y Sam Rockwell, aunque funciona no creó una atmósfera estilo Love Actually, en donde vemos muchas caras conocidas pero ninguna opaca a la otra y los personajes se vuelven memorables.

A pesar de que la ocasión “ideal” para ver esta cinta era la época decembrina aún la encontramos en cartelera y es una gran opción para el miércoles y sentirnos bien con el estatus de nuestra vida sea cual sea, ya que la cinta nos transmite eso. Tal vez las cosas no son como quisiéramos, pero siempre hay alguien que nos ama y nos apoya, aun cuando no estén cerca y que como siempre las apariencias engañan y todos tenemos conflictos que resolver, así que la vida no es perfecta para nadie, pero si se hace mas agradable el camino si lo tomas junto a la gente que amas.