Aceptar pagos de tarjeta de crédito o débito es una necesidad cada vez más imperativa para los comerciantes y pequeños negocios pero grandes limitantes se cruzan en el camino y tratando de solventar esos obstáculos, la empresa Hypercom ha desarrollado una familia de productos para aceptar pagos desde un smartphone: SmartPayments Mobile para iPhone.

Los productos SmartPayments Mobile de Hypercom consisten en una funda para iPhone con un lector de tarjetas certificado de alta seguridad con encriptación PCI, PA-DSS que además de proteger tu iPhone de golpes o rayaduras, permite procesar pagos tal como lo hacen las terminales alámbricas e inalámbricas actuales.

El segundo producto de Hypercom, SmartPayments MobilePlus también tiene disponible un lector de código de barras para poder llevar un control de precios y manejo de inventario, asimismo puede dar lectura a otros tipos de códigos de barras como identifiaciones personales y otros. Ambos productos cuentan con una batería recargable adicional a la del iPhone y un cargador dual para ambas.

“Estamos ofreciendo al mercado una solución de pagos simple, de completa funcionalidad y muy segura para los usuarios de iPhone que quieren ahorrar en tiempo e inversión,” comentó Philippe Tartavull, CEO y Presidente de Hypercom Corporation. “Al agregar una batería adicional, lector de código de barras y acceso a la cámara del iPhone estamos mejorando el valor del producto más allá de la competencia y ofrecemos una plataforma que habilita una nueva serie de aplicaciones de negocios para pagos.”

Las transacciones de SmartPayments Mobile se manejan a través de los servidores de Hypercom y son ruteados de manera inmediata a los procesadores de tarjetas de crédito para una autorización al momento, todo mediante un proceso de encriptación que elimina la posibilidad de que la información pueda ser vista o accesada por la red.

Las primeras unidades de éstos productos se pusieron a la venta en Estados Unidos en junio y sin duda las posibilidades son infinitas para las Pymes y otros comerciantes que no cuentan con la infraestructura para adquirir otros medios de procesamiento de pago tradicionales. Por lo pronto en México sólo es cuestión de que los bancos adquieran la plataforma para que comencemos a ver el servicio disponible en México.